Proyección de la Masoneria

Proyección de la Masoneria Femenina Stella Maris #11

La masonería femenina llegó a Inglaterra desde Francia el año 1902, y lo hizo en forma de Logias Mixtas (Co-masonería). En 1908 algunas Co-masonas decidieron separarse para iniciar una nueva Orden, porque se oponían a ser controladas desde Francia, discrepaban de algunos rituales en uso y de las influencias que se originaban desde ese oriente. Ellas querían practicar masonería en la misma línea que lo hacía la masonería masculina de la Gran Logia Unida de Inglaterra. La Fraternidad de Honor de la Masonería Antient fue fundada el 20 de junio de 1908 y su primer Gran Maestre y fuerza motriz era un hombre, el Rev. Dr. William Frederick Cobb. Sin embargo, desde 1912, los Grandes Maestros han sido mujeres. La nueva Orden al comienzo incluía tanto a hombres y mujeres, pero al final por decisión tomada a principios de 1920 se acordó restringir la entrada de hombres y permitir sólo el ingreso de mujeres, asimismo el de no admitir a los hombres como visitantes. Aunque un puñado de hombres se mantuvo en los cargos, ya en el año 1935 se había convertido en una organización exclusivamente femenina y así lo sigue siendo hasta el día de hoy.

Casi un siglo más tarde, en Chile, nace en un grupo de damas pertenecientes a la Co-masonería chilena, la aspiración de constituir una logia femenina que trabajara la línea anglosajona. Con ese fin, el año 2014 gestionaron ante las autoridades de la Gran Logia Autónoma de Chile, la posibilidad de Instalar y Consagrar una Logia Femenina en el Rito de Emulación. Sin embargo, al ser la Gran Logia Autónoma una asociación de carácter masculino, se dificultaba la posibilidad de conceder dicha petición, no obstante ello, el Gran Maestro entregó al Gran Canciller la responsabilidad de emitir un informe al respecto. En éste se reconoció el legítimo derecho a constituir un referente masónico que diera cobijo a este grupo de damas, quienes luego de un año de estudio y práctica en el trabajo de piso consignado en el Ritual realizado en la Academia de Estudios Masónicos de Chile, pudieron acceder a la posibilidad de constituirse como Logia Justa y Perfecta.

El esfuerzo realizado para concretar esta obra, culminó el 29 de agosto del 2015 con la Consagración de la Logia “Stella Maris N° 11”, constituyéndose en la Primera Logia Femenina del Rito de Emulación en Chile. El Gran Maestro habiendo otorgado la Carta Patente con el beneplácito del Gran Comité de Buenos Propósitos, procedió a nombrar a la Q.H. Ana Julia Alberti, Diputada del Gran Maestro para las Logias Femeninas del Rito de Emulación en nuestro país, hasta que tres logias de iguales características se unan y conformen la “Gran Logia Autónoma Femenina de Chile” y así sigan desarrollando el Ritual de Emulación.

La QH. Ana Julia Alberti, el día de la Consagración del nuevo taller, procedió a instalar a la primera V.M. de la “Logia Stella Maris, N° 11”. Q.H. María Victoria Saldivia y sus oficiales, para luego vivenciar la inédita experiencia de la iniciación de cuatro candidatas, lo que viene a demostrar la gran expectativa e interés que este acontecimiento ha generado desde el primer día de funcionamiento.

En Chile, a partir de 1983 el crecimiento de la masonería femenina ha sido progresivo, sin embargo, Emulación resultaba desconocido, restando la posibilidad a las mujeres de nuestro país de practicar una masonería creyente y espiritual. Por lo que este nuevo referente femenino, aspira constituirse en un ente multiplicador de la masonería femenina en América, contribuyendo a la difusión del Ritual, ayudando en la formación, instalación y Consagración de otros Talleres.

EL Gran Maestro en su discurso señaló; “No podemos desconocer que la mujer constituye el 50% de la humanidad y les asiste en la masonería igual derecho que en el mundo profano, especialmente si consideramos que la organización del tejido social evoluciona aceleradamente, la mujer rápidamente ha ido ocupando mayores y mejores espacios, tanto en su participación y protagonismo de actividades sociales, económicas, políticas y culturales, en el país y el mundo.

Hace unos pocos años las normas masónicas tradicionales no permitían el acceso de la mujer a la Masonería, por lo que la consagración de este Taller es un ejemplo de cómo la Masonería se mueve con la Historia, no puede ser de otra manera, especialmente cuando sus ideales se encuentran contestes con los nuevos rumbos que nos entrega el inexorable paso del tiempo.

En efecto, es conocido el desarrollo de la llamada "Masonería Femenina de Adopción", en la cual la mujer es reconocida y aceptada a trabajar en forma separada sus reuniones, es decir, logias exclusivamente femeninas, trabajando independiente de las Logias Masculinas, con una estructura de asociación de hermanas que en forma autónoma desarrollen sus actividades, para llegar a integrarse, en un futuro cierto a una Organización Autónoma Femenina Mundial, donde el reconocimiento mutuo signifique que un masón o masona tiene libre acceso, en calidad de visitante, a las reuniones de otras Obediencias y genero, recibiendo el trato masónico debido.

No podemos hablar de una masonería única, sino de ritos diferentes, que entienden y ven la sociedad de forma diferente, hasta llegar incluso a discrepancias que hacen que masones de una y otra índole no se reconozcan entre sí, eso es algo que debemos erradicar de la mentalidad masónica, es una tarea pendiente para un sector de la masonería, en los talleres de nuestra Orden, practicantes de Emulación, se ha superado esta forma de discriminación y reconocemos a todos los masones del mundo, independiente del Rito o Ritual que practiquen.

El hecho de que un grupo de visionarias conquistara un espacio, antes vedado para la mujer chilena, permitirá incrementar la participación femenina en la construcción del mundo ideal al que propende la masonería, esta vez desde la perspectiva espiritual del Ritual de Emulación y ha abierto una instancia de desarrollo donde la mujer encontrará respuesta a sus inquietudes trascendentes.

La nuestra es una Obediencia Autónoma, y como tal ha otorgado patrocinio y poder a este nuevo Taller, que regulariza así su intención de trabajar por separado (logias femeninas), bajo la supervisión de esta Orden, hasta que consoliden su anhelo de consolidar su propia Gran Logia Nacional de Mujeres Masonas de Chile”

El Rito Emulación es aquel que engloba los dos sistemas de la masonería, el antiguo y el moderno. Se estableció en 1813 y es el de mayor uso en la Gran Logia Unida de Inglaterra. Por supuesto, al incorporar elementos de los ritos “modernos” da importancia al ágape fraternal (comida entre hermanos al final de una tenida o reunión mensual), así como a las cadenas de confraternización (la solidaridad entre masones pidiendo por un bien común de la humanidad).

Volver